domingo, 25 de mayo de 2008

Amistad con Nicolás Guillén

¿Cómo podría usted describir al poeta Nicolás Guillén desde una perspectiva personal. Se describe en muchas memorias la visita de Guillén a Panamá y de otras visitas a Cuba.

-- La primera visita que hica a Cuba, sólo permanecí algunas horas en La Habana y apenas salí del hotel para ir a tomar el avión hacia Moscú. Gullén me visitó en el Hotel, me deseó buen viaje y me dió la dirección y referencias personales de dos de sus amigos a quienes me recomendó. La segunda vez permanecí varias semanas y él me llevó a almorzar con algunos de sus amigos y una vez a su casa. El ya era Senador y vivía en una vieja residencia renovada. Hablamos largamente de poesía, especialmente de literatura revolucionaria. Reiteró su interés por el folklore afro-caribeño de Panamá, pero no habló de la música ni de la danza de su pueblo. Habló sobre todo de política comunista, de la obra y la persona de Hemingway. Fue siempre afable, cordial y animó los diálogos con chispeante humorismo y con agudas sátiras acerca del "imperialismo yanqui".